La pobreza en España

Publié le par Manolo Barrero

Extraña paradoja, mientras fabricantes y consumidores le confieren a los productos que fabrican y consumen un signo distintivo, revelador de su estatus social, el 20% de la población española vive en situación de pobreza moderada, según el "Informe de inclusión social en España 2008" de la Obra Social de Caixa Catalunya. Donde también se nos revela que de ese 20%, los peor parados son los niños y mayores de 65 años. O sea, los inservibles para el liberal-productivismo. Así, uno de cada cuatro niños en España sufre la pobreza. Y esa misma situación la padece la mitad de los inmigrantes menores de 16 años. Quizá por eso el Ministro Corbacho pretende que no se muevan de su país de origen. Allí serán igual de pobres o quizá más, pero por lo menos no engordarán la lista de pobres en países ajenos.

La pobreza moderada – curioso eufemismo – se mide por el nivel de renta anual de una familia. Y aquella que perciba menos de 6.400 euros está en esa situación. Y por lo que se ve hay muchas más de las que cabía imaginar, puesto que el 20% de los residentes en nuestro país pertenece a una de ellas. Pero estas cifras no suelen formar parte del repertorio informativo con el que nos martillean los Gobiernos de uno u otro color político, éstas las elaboran ONGs o alguna que otra obra social y por eso suelen pasar desapercibidas para el gran público.

Hablemos, pues, de igualdad de oportunidades y de asistencia social. De esos preceptos rimbombantes que figuran en cualquier Carta Magna que se precie. ¿Acaso ese niño - de cada cuatro -  tiene las misma oportunidades que sus compañeros? Desde su infancia ya le han llenado la mochila con una carga que le hará doblar la cerviz en la adolescencia y probablemente acabe su vida bajo un puente, en el mejor de los casos. En el peor vaya usted a saber. Lo que sí es seguro, es que siempre habitará un lugar gélido.

Dice Carme Gómez Grenell, coordinadora del citado informe, que 1.700.000 niños están en situación de riesgo. Y tiene toda la razón cuando afirma que la situación es “muy grave” y que precisa una “solución política urgente”, el problema es que nadie parece dispuesto a dársela. Porque lo que hoy nos escandaliza no es nuevo. Es simplemente la continuidad de lo que nos pudo escandalizar el año pasado y el anterior. Pues nadie se cree que este fenómeno sea debido a la crisis. Este viene de muy atrás y la crisis lo único que hará será agravarlo. Durante ese crecimiento desbocado nadie nos dijo que la pobreza crecía casi al mismo ritmo. Al fin y al cabo, que importa el futuro de ese 20% improductivo, para un país, cuyos Gobiernos han hecho del crecimiento un signo revelador de su estatus mundial. Estamos entre los 8 más ricos del mundo y eso es lo que cuenta, auque los daños colaterales supongan la exclusión del 20% de nuestros conciudadanos. Todo al mismo tiempo no se puede tener. Ya lo dijo Corbacho, primero los de casa. Y que nadie piense que esto es xenófobo-socialismo. Es pragmatismo político en estado puro. Mensaje recibido.

Commenter cet article