La baraka de Zapatero

Publié le par Manolo Barrero

Si no conociera desde hace tiempo a Zapatero y su legendaria baraka,  y si además, fuera musulmán, no dudaría en afirmar que este jerife de la política desciende directamente del profeta Mahoma. No he conocido jamás a ningún político con más fortuna. Cada vez que se encuentra en una sobrevenida o anunciada dificultad, aparece una mano providencial para agarrarlo y sacarlo del atolladero. Estos días media Europa vela armas y se dispone a salir a la calle para reivindicar el mantenimiento del poder adquisitivo. En Francia, sus compañeros de partido llaman a la movilización “política y social” para que el próximo día 29 nadie se quede en su casa. Todos a la calle,  profesorado, jueces, carteros, periodistas, controladores aéreos, transportistas, trabajadores por cuenta propia y ajena… En fin, todo hijo de vecino afectado por la crisis. O sea, todos menos algunas docenas. Los organizadores esperan colapsar el país. Y seguro que así será.

Y si en Francia está la cosa que arde, en Inglaterra está ya al rojo vivo. Hasta los más incorregibles euroescépticos abogan por el euro como una solución de salvación. También se anuncian revueltas de envergadura en varios países del Este. Y en  Islandia dimite el ministro de Asuntos Económicos acosado por la crisis. Sin embargo, aquí con 3.207.900 parados, el 14% de la población activa y la mayor tasa de desempleados desde 1976, la preocupación esencial del mundo mediático es el affaire del espionaje en el PP.  Con ese asunto llevan entreteniendo a la ciudadanía desde hace una semana. Y lo que te rondaré. Por muy interesante y morbo que tenga este asunto, no deja de ser secundario en este escenario de crisis. Sin embargo, ayer también se convirtió en uno de los temas estrella del acto preelectoral que Zapatero ofreció en el País Vasco.

Pero esta especie de providencial baraka del presidente del Gobierno, es en parte posible porque en España, a diferencia de otros países, el principio de responsabilidad sólo lo ejerce una minoría muy minoritaria. Quizá no sea casual que aquí los medios informativos dediquen diariamente casi el mismo espacio a la actualidad deportiva que al resto. Probablemente lo uno explique lo otro. Aún así la baraka de Zapatero merece una tesis doctoral casi tan densa como el principio de Peter.

Commenter cet article