La primera derrota de Zapatero

Publié le par Manolo Barrero

Cursilerías al margen, como la de la compañera Leire Pajín anunciando un acontecimiento planetario para dentro de unos meses,  es evidente que estas elecciones europeas abren un nuevo ciclo político en nuestro país. Al final del cual no es improbable que Zapatero se vea obligado a tener que abandonar la Moncloa. Porque los resultados del pasado domingo no presagian nada bueno para el futuro. Estas elecciones europeas, pero sobre todo nacionales, son las primeras que pierde Zapatero desde que llegó al poder en 2004. Y no importa que sea por un estrecho margen, porque puestos a minimizar se puede incluso caer en el ridículo, como otrora con aquello de la dulce derrota. Los populares obtienen 2 eurodiputados más que el PSOE y casi 600.000 votos de diferencia y no hay más cera que la que arde. Y aquí, a diferencia del resto de los países más desarrollados de la UE, el panorama es mucho más sombrío. Nuestra salida de la crisis va a ser mucho más lenta y mucho complicada. No sólo porque tenemos el índice de paro más elevado de la UE (17,36%), sino porque el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha producido daños colaterales cuyo alcance aún está por determinar. Pero ya se sabe que está teniendo efectos devastadores y los que están por venir.

El PP ha basado toda su campaña sobre la mala gestión que de la crisis está haciendo el Gobierno. Y hay que convenir que la estrategia no le ha dado mal resultado. En todo caso, mucho mejor que a su adversario que ha exprimido todo lo que ha podido el tema de la corrupción. Y sin embargo, en las dos comunidades salpicadas por el caso Correa, el PP vapulea al PSOE  de una manera casi humillante. Aviso, pues, para navegantes y venideras confrontaciones electorales, el tema de la corrupción puede ser hasta un plus electoral. No en vano éste es un país en el que los chorizos políticos van de plató en plató reventando las audiencias televisivas y cobrando de lo lindo por contar parte de sus fechorías. Estos personajes también se entremezclan en el papel cuché con la realeza y  la aristocracia, para regocijo de la plebe.  Y eso, insisto, en un país con más de cuatro millones de parados que es capaz de soportar estoicamente todo lo que le echen encima. Como ese insulto de uno de los empresarios más ricos y poderosos del reino, que le pagará a un tío 22.000 euros diarios por darle patadas al balón.  No descarten que en sus empresas la mayoría de los trabajadores tengan sueldos de miseria. Porque estos sujetos de doble moral andan sobrados. Y después de las reuniones del G8 y del G20 viene Zapatero contándonos que van a regular los mercados, refundar el capitalismo y no sé cuantas cosas más. Los que han organizado la crisis ahí siguen. Y, además, haciendo negocios más que antes si cabe. Lo dicho, ZP no está hundido pero está tocado y la vía de agua es mucho más importante de lo que parece.

Commenter cet article