A años luz de “Europe Ecologie”

Publié le par Manolo Barrero

Philippe-Merieu.jpgEl próximo domingo día 14 se celebrará en Francia la primera vuelta de las elecciones Regionales. Politólogos, analistas políticos, medios de comunicación, los sumos sacerdotes de los diferentes partidos políticos y el respetable en general, esperan con gran interés el resultado de la región “Rhône-Alpes”. De confirmarse en las urnas lo que vienen adelantado las encuestas, el candidato de Europe Ecologie, Philippe Meirieu,  podría protagonizar la gran sorpresa de estos comicios. En esta recta final de campaña, unos sondeos lo sitúan ligeramente por delante del candidato socialista, otros ligeramente por detrás y el resto codo a codo. En cualquier caso, lo que es seguro es que la izquierda se alzará con la victoria, puesto que nadie duda de que en la segunda vuelta habrá fusión de ambas listas. Además, es previsible que el resto de las fuerzas políticas de izquierda también presten su apoyo para evitar el triunfo de la lista del partido de Sarkozy.

Pero sobre todo, lo que me interesa subrayar es que en 2004 Los Verdes obtuvieron el 10% de los sufragios en esta región, y hoy a Europe Ecologie le auguran entre el 21 y el 25%. Un resultado, que de confirmarse sería espectacular. Está claro que las propuestas de Europe Ecologie están conectando con el sentir y las aspiraciones de amplios sectores del electorado en Francia. Ya se ha visto en las elecciones europeas y de nuevo se confirma en estas regionales. Y, sin embargo, a priori se puede decir que no son ni novedosas ni nada originales. Crisis, paro, exclusión social, medio ambiente etc. Es decir, la clásica panoplia de la ecología política. Pero hay algo más. El candidato Philippe Meirieu aboga abiertamente por una “alianza con el PS y también con el Frente de Izquierdas”. Y los sondeos dicen que la ciudadanía está encantada con la propuesta.  Aquí estamos a años luz de que se pueda dar una situación de esa naturaleza.

En lo que a Los Verdes se refiere, para empezar tendríamos que ser capaces de poner fin a esos reinos de taifas que, desde hace más de veinte años han hecho todo lo posible - y hasta lo imposible - para que en este país no exista un partido Verde. Existen cuarenta siglas y legalidades verdes. Chiringuitos a patadas, pero no un partido Verde digno de crédito. Para gran regocijo del PSOE y de IU, claro está. Según el lugar y el tipo de elección, Los Verdes han servido de muleta a unos u a otros. Dando así la impresión que esa era su máxima ambición. Aún hoy la cosa sigue sin estar nada clara. Los reinos de taifas no han desaparecido y las aspiraciones de gran parte de la familia verde siguen siendo muy modestitas. Vamos, que han variado muy poquito. Tocar poder si se puede y con quien sea. Exagero algo, pero por ahí va la tendencia. De ahí esa envidia que uno siente ante las expectativas políticas y electorales que despierta Europe Ecologie en el país vecino, mientras aquí seguimos dando tumbos.

Commenter cet article