Ansiado encuentro

Publié le par Manolo Barrero

Al fin se produjo el acontecimiento anunciado por Leire Pajín. La conjunción planetaria. Y, además, en martes y 13. Ahora ya sólo queda el paso siguiente. Que la jerarquía mariana acepte que el 13 de octubre figure en su calendario como fiesta de guardar. La paletada se lo merece. Porque salvo aquí, el acontecimiento ha pasado desapercibido. Y aquí tampoco tuvo el relieve esperado porque entre Garzón y Rajoy le chafaron el día de gloria que José Luís lleva esperando desde hace más de un lustro. Garzón esperó justo ese día para enchiquerar a los chicos de la izquierda radical del País Vasco y los boys valencianos de Rajoy ofrecieron durante toda la jornada un sainete antológico. Total que entre ambos eclipsaron a nuestro José Luís. Y eso que durante los aproximadamente 45 minutos que duró el encuentro con Obama se abordaron todos los temas que más preocupan a la humanidad. Eso sí, a cada uno de los asuntos no pudieron dedicarle más de 2 minutos. Últimamente a las fontaneras y fontaneros de la Moncloa encargados de la agitación y propaganda se les está yendo la mano. Están contagiados por el optimismo presidencial. Y eso nos da muchísima tranquilidad a todos. Así pues, a ningún españolito de ninguna de las españas,  le quita el sueño saber que los ejemplares banqueros que Zapatero citaba como ejemplo, en realidad eran unos mentirosos. Al parecer han ocultado un agujero de más de 57 mil millones de euros y ahora necesitarán al menos cinco años para colmatarlo. Hemos de prepararnos para nuevas y mayores usuras. Tiene razón Jordi Sevilla, Zapatero es en este momento el que más sabe de economía del Congreso de los diputados. No en vano ha profetizado que va a crear una gobernanza global para regir el mundo. Claro que antes había dicho que la salida de esta crisis está ligada a la lucha contra el cambio climático y sin embargo, los barandas de su partido – y también él – siguen empeñados en financiar una actividad tan ruinosa y contaminante como la producción de carbón. En fin, hasta el gran timonel tenía alguna pequeña contradicción. Yo si Zapatero me dice que “subir los impuestos beneficia a los trabajadores” me lo creo. Y si Salgado me cuenta que la bajada del IPC no es preocupante, pues también me lo creo. Y si los que quieren hundir España auguran que el próximo año en este país el 20% de la población activa (unos cinco millones) estará en paro, eso no me lo creo. Porque si Jordi Sevilla dice que Zapatero sabe un huevo de economía, por algo será. Y si en ningún lugar del mundo hablan de su encuentro con Obama, también será por algo. Viva el Zapa y todos sus cómplices.

Commenter cet article