Cacofonía medioambiental socialista

Publié le par Manolo Barrero

ZP-Pinocho.jpgEn octubre del pasado año el despacho oval de la Casa Blanca fue testigo del acontecimiento histórico anunciado por Pajín. Al fin reunidos los dos líderes más progresistas del planeta. Por fortuna el ridículo no mata. Un encuentro en el que, como de costumbre, Zapatero no pudo sustraerse a la tentación de lucir su colección de medallas. Entra las cuales, la dedicada al cambio climático ocupa en su pechera un lugar preferente. Merced a su talento y desvelo, sus colegas de la UE refrendarían sin rechistar su propuesta de reducir las emisiones de CO2 un 30%. Apenas un par de meses después, el monumental fiasco de la XV Conferencia Internacional sobre Cambio Climático que se celebró en Copenhague, certificaría que tampoco en esta cuestión Obama y Zapatero son de fiar.

Recientemente en Seúl, con la firmeza que le conocemos, Zapatero apostó por la  “economía verde” para crear en una década un millón de empleos. Y lo hizo sin pestañear. Máxime, siendo de notoriedad pública que la Agencia Internacional de la Energía le saca con frecuencia los colores por su aberrante defensa del carbón. Cómo se puede apostar al mismo tiempo por las renovables y el carbón. Eso sólo lo puede hacer un posibilista como Zapatero. De ahí el sonrojo de la ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona y hasta del propio Jesús Caldera, que en público y en privado ponen en solfa la política del Gobierno en materia de medio ambiente y cambio climático.

Lo tiene difícil la recién estrenada ministra Rosa Aguilar, que de momento está sumida en un mar de dudas. Estamos en contra del carbón, pero como es necesario lo mantenemos. Tengo la impresión de que Rosa Aguilar va a ser mucho más acomodaticia y mucho más productivista que Cristina Narbona. Y puesto que presume de transparente, debería explicarnos las razones por las cuales España es el país de la UE que paga la factura más cara por incumplir el protocolo de Kioto. Lo que en modo alguno impide que la ministra vaya de foro en foro  repitiendo que en materia de cambio climático “no nos podemos permitir el lujo de fallar”.

Y en esta monumental cacofonía no podía faltar la opinión de una gran experta. La senadora y alcaldesa socialista de Villablino, Ana Luisa Durán. Que ayer mismo llamaba al motín contra las compañías eléctricas por negarse a quemar carbón y arremetía contra las energías renovables porque nos cuestan un potosí. Ni el presidente de la patronal minera, el inefable Victorino Alonso, lo hubiera hecho mejor. Osadía e ignorancia van de la mano. El PSOE cada día se parece más al PRI mejicano.

Commenter cet article