El cinismo del PSOE leonés sobre el acoso sexual

Publié le par Manolo Barrero

Mujer 08MLa alcaldesa de Villablino, todavía con carné del PSOE, tiene el ayuntamiento patas arriba. Y para muestra un botón, el último presupuesto que se aprobó fue el del año 2009 y el anterior el del 2002. Has leído bien y no he bailado las cifras. Sin embargo, nuestra locuaz regidora últimamente se dedica a pontificar sobre casi todo. A su machacona y cansina liturgia sobre el espléndido futuro del carbón, se suma ahora su propuesta de que se modifique la ley electoral. Ella que ha sido, según sus palabras, víctima de una moción de censura no soporta que nadie quebrante la voluntad de los ciudadanos. Eso sí, en su ayuntamiento los ningunea con insultante chulería. Refiriéndose a la moción de censura en el ayuntamiento de Ponferrada, sentenció: “está claro lo que los ciudadanos dijeron en su día en las elecciones sobre quién querían que fuera el alcalde de Ponferrada”. Efectivamente, la candidatura del PP obtuvo más votos y concejales que el resto. Se quedó muy cerca de la mayoría absoluta y sin embargo, expuesta a que la aritmética la colocara en la oposición. Que es justo donde ahora está al prosperar la moción de censura presentada por el  PSOE e IAP. De nada le ha servido al regidor saliente, Carlos López Riesco, el apoyo de su colega de Villablino. Ni tampoco el de esos supuestos 350 afiliados al PSOE leonés que se adhirieron al manifiesto elaborado por un grupo de mujeres socialistas. Vamos, que por más que a Carme Chacón le resulte insoportable, el PSOE ya gobierna el ayuntamiento de Ponferrada con el voto de un acosador.

En todas estas manifestaciones hay una gran dosis de cinismo. Incluso me atrevería a afirmar que el ajuste de cuentas interno no anda muy lejos. Algunos no se resisten a perder el poder. O mejor dicho, los privilegios que lleva aparejados. Es curioso que al PSOE de León no le haya merecido el menor comentario, ni por supuesto condena alguna, lo sucedido en Villablino en un caso similar . En Poferrada el acosador era un político y en Villablino un empleado municipal. En ambos casos los acosadores estaban en situación de superioridad jerárquica. Pues bien, si en Ponferrada la sentencia se saldó con  la dimisión del alcalde acosador, en Villablino el sujeto no solo sigue en el cargo sino que además sus compañeros lo han elegido Presidente del Comité de Empresa. Francamente nauseabundo. Pero no solo los compañeros de trabajo del acosador carecen de valores éticos y morales. La propia Corporación anda también muy escasa. De los 17 miembros que la componen solamente 1 se pronunció por una sanción ejemplar. Es decir, la extinción de la relación laboral. Y eso que de los 17 miembros 9 son mujeres. Incomprensible. Estas mujeres en materia de acoso sexual y violencia de género todavía tienen mucho que aprender. A Ana Luisa Durán ni le importó lo sucedido en su ayuntamiento ni ahora que su partido pacte con un acosador sexual para hacerse con el poder en Ponferrada. Lo que le preocupa es que la puedan desalojar de nuevo de la Alcaldía por medio de una moción de censura. Pues ella también gobierna en minoría. Desde luego, más que merecida la tiene, pero la oposición sigue sin mostrarse a la altura de las responsabilidades que la situación requiere.

Pese a la que está cayendo, algunos políticos no han aprendido nada. Siguen siendo las mismas acémilas obsesionadas por la consecución del poder. Con quien sea y al precio que sea. Todos estos charlatanes me repugnan. El flamante alcalde de Ponferrada, el tal Folgueral es políticamente un ser despreciable, como lo es su compañera de partido en Villablino, Ana Luisa Durán. Y también ese numeroso grupo de cínicos socialistas que hoy intentan pescar en este río revuelto del acoso sexual.

Commenter cet article