Política & Corrupción S.A.

Publié le par Manolo Barrero

De aquellos polvos estos lodos. En la gloriosa época felipista obrera y española, para ser alguien, había que hacerse rico. Y, además, en el menor tiempo posible. No en vano el ex ministro Solchaga acuñó aquello de que, España era el país en el que uno podía hacerse rico en el menor tiempo. Los héroes del papel cuché y de los escenarios televisivos de entonces eran los Albertos, Mario Conde, Javier de la Rosa, Miguel Durán, Sarasola y otros barandas de igual pedigrí. Todos ellos muy conectaos con el poder y gravitando en su órbita. Porque lo que omitió Solchaga, es que para forrarse, rápidamente y como sea, hay que contar, como mínimo, con el apoyo de alguno de los poderes establecidos. No es ningún consuelo que pasado el tiempo, la mayoría de esos todopoderosos hayan acabado en el talego. Pues que se sepa, ninguno devolvió la pasta “ganada” ilícitamente. Como tampoco la devolvieron Roldán, Gil, Juan Guerra, Julián Muñoz y el resto de la tropa corrupta. Quizá por eso se ha llegado a la esperpéntica situación actual, en la que no transcurre prácticamente ni un solo día sin redada judicial. La semana pasada le tocaba el turno a los ayuntamientos andaluces de Almogía y  El Ejido. Como primera cosecha, un montón de imputados. De los que la mayoría seguirán en el cargo, porque aquí todo hijo de vecino – y unos mucho más que otros – es inocente hasta que no se demuestre lo contario. Por eso el pueblo es tan descreído.

Hoy el juez Garzón - que es como una especie de gran hermano - ha enviado a la Guardia Civil a darse un garbeo por las dependencias del ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet. De momento ya han enchiquerado al regidor socialista, Bertomeu Muñoz, junto a un par de ex altos cargos de la administración en la etapa de Pujol y otros cuatro prebostes mas. Y la cosa no ha hecho más que empezar. Esto es el acabose. Y que nadie se haga ilusiones, porque la salida del túnel de la corrupción aún está muy lejos. Sobre todo, mientras los dos grandes partidos de este país no pongan más interés que el puesto hasta ahora. Y que no nos vengan con la cantinela de los garbanzos negros o de las manzanas podridas. La corrupción está ahí y para los políticos no es ni siquiera una asignatura pendiente. Forma parte del paisaje político español, como las castañuelas, la pandereta o el toro de Osborne. Está el patio como para que Zapatero saque pecho en los foros internacionales. No obstante, lo sacará. Él es así.

Commenter cet article

Enrique Urraca de Diego 28/10/2009 09:36


Lo que pasa en este país es vergonzoso. Y todo, o casi todo viene por lo mismo: la urbanización del suelo y la construcción. En este país, dejar en manos de los municipios la ordenación del suelo
es un error que nos lleva donde estamos: frente a una corrupción generalizada, o eso es lo que piensa el ciudadano de a pie.
El daño es inmenso, no solo para el medio ambiente (se urbanizan hasta zonas protegidas) sino también para el proceso democrático del país. ¿Quién va a creer en los políticos? Auguro una tasa de
abstenciones record en los próximos comicios que tengan lugar. Y eso no es bueno para la democracia. Además las mentes frágiles (y son muchas) creen que la solución está en los partidos
totalitarios. ¿No suena esto a "dejà vu"? Haríamos bien de tomarnos muy en serio todo esto y cortar por lo sano o nos esperan dias muy amargos.