Tiene Güevos la cosa

Publié le par Manolo Barrero

Contrariamente a lo que nos venían anunciando, ahora los indicadores se han vuelto locos y dicen que no era lo que parecía. Y que eso que los refinados cursis llaman “brotes verdes” pues que no son tales. En resumen, que la economía de EE UU sigue estando en una situación muy complicadilla. En los últimos meses varias previsiones han tenido que ser revisadas a la baja. Como por ejemplo, la construcción de nuevas viviendas. De las 610.000 previstas inicialmente se ha bajado a 598.000 y ahora ya estamos en 587.000. En agosto los precios a la producción aumentaron el 1,7% e inmediatamente los sesudos analistas echaron las campanas al vuelo y anunciaron que esa misma tendencia se mantendría. Y que en el peor de los casos se estabilizaría. Pues nada de eso, en septiembre experimentaron una bajada del 0,6%. Y en lo que va de año del 4,8%, cuando las previsiones más pesimistas no iban más allá del 4,2%. O sea, que la salida de la crisis tendrá que seguir esperando aún durante algún tiempo.

Eso sí, parece ser que muchísimo menos que aquí. Aunque escuchando a la ministra de Hacienda y a una parte de su coro mediático, pues resulta que la crisis es casi sólo cuestión de confianza. Vamos, que hemos perdido la fe en nosotros mismos. Tiene Güevos  la cosa. Si cae la demanda y se consume menos es sólo por una cuestión de fe. Así son las ocurrencias de la conspicua ministra. Las cifras del paro también deben de ser una cuestión de fe. Tiene razón Solchaga – y vaya por delante que ideológicamente siempre hemos estado en las antípodas -  al afirmar que Zapatero en lugar de ministros, está rodeado de obedientes y sumisos secretarios. Me he tomado la licencia de esta traducción, porque en realidad eso es lo que ha querido decir. Y ha dicho más, aunque con otras palabras. Ha dicho que Zapatero es un mediocre y que elige a colaboradores aún más mediocres para que no le hagan sombra. Y no va nada desencaminado. Aunque mientras en la acera de enfrente tenga a Rajoy puede estar tranquilo. Y no porque sea mediocre, que no lo es. Puede incluso que sea más capaz que Zapatero, pero mucho más inseguro, dubitativo y si me apuran hasta pusilánime. Y ahí está el caso Gürtel para demostrarlo.  Así es muy difícil llegar a presidente del Gobierno. Con Gallardón ya sería harina de otro costal.

Commenter cet article

Marina Alonso 22/10/2009 09:47


Hay que dejar el pasotismo, nos tratan como a borregos. Estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que movilizarse.


Juan 20/10/2009 20:13


Tiene muchos Güevos la cosa y yo estoy hasta las pelotas