Urgencia Social y Medioambiental

Publié le par Manolo Barrero

Europe-ecologie

¿Puede surgir en España un movimiento similar a Europe Ecologie? La respuesta es NO. Al menos a corto y medio plazo. O sea, a 10 o 15 años vista. Y no es posible el surgimiento de ese gran movimiento político-social porque, a diferencia de Francia, aquí la ciudadanía ni siquiera ha oído hablar de la llamada doble urgencia. Mal va a luchar para ponerla en práctica. Y como los que podían y debían hablar de ella, han estado más entretenidos durante años en fagocitarse que en otra cosa, pues sólo se oye la voz de los de siempre. O sea, de los partidarios y defensores del sistema.  Y los partidos políticos tradicionales, de izquierdas o de derechas, ya se guardan de hablar del tema. En ello les va el futuro. Unir urgencia social con urgencia medioambiental es un cóctel más explosivo que el del camarada Molotov. Porque ahí reside parte del éxito de Europe Ecologie. Que ha sabido derribar esa hermética compartimentación construida por la política tradicional, de la que los ciudadanos empiezan a estar hasta la coronilla, y proponer algo nuevo y fresco.

Aquí para empezar no existe un partido Verde lo suficientemente sólido – numérica e intelectualmente -  como para que a su alrededor puedan gravitar otros movimientos sociales de cierta consideración. Ni siquiera la ecología asociativa y el conservacionismo tienen como referente programático a Los Verdes. Lo que da una idea del camino que queda por recorrer. Para ser más exactos habría que decir, que queda por construir.

Otro dato a tener muy en cuenta, es que en el país vecino la izquierda tradicional está en franca y neta recesión desde que perdió el poder. Aquí, sin embargo, la socialdemocracia está en el poder, y al menos hasta 2012.  Y hasta puede seguir, porque la derecha también es menos civilizada que allá, para gran suerte de ZP.  Esa descomposición de la izquierda que en Francia ha  venido alimentado el desencanto ciudadano, en gran parte se ha traducido en adhesiones a Europe Ecologie. Eso es lo que dicen los datos. La inmensa mayoría de sus votantes durante años han votado socialista o comunista. La extrema izquierda nunca estuvo en esta guerra. Ni lo está hoy.

Y por último y no menos importante, es aquí los diferentes micro partidos verdes (más de 38) son incapaces de construir una casa común en la que quepamos absolutamente todos. Y no es sólo una cuestión de nombres propios o de fulanismos. Es una cuestión de formación y de madurez política. Si tanto queremos imitar a Europe Ecologíe, lo primero que debemos saber, es que sociológicamente es un movimiento abrumadoramente de izquierdas. Y lo segundo, que las cuestiones sociales se debaten tanto o más que las medioambientales. Porque son indisociables y porque eso es lo que le realmente preocupa a la ciudadanía.

Commenter cet article