LAS PREOCUPACIONES DE LOS CIUDADANOS

Publié le par Manolo Barrero

Enrique Tierno Galván, primer alcalde elegido en la villa y corte después de la dictadura, no sólo se singularizó por sus bandos, sino también por su sinceridad política. En una ocasión afirmó que los programas electorales se hacían para no cumplirse. Naturalmente, la clase políticamente correcta intentó con escaso éxito corregir al viejo y díscolo profesor. Sin embargo, la realidad de los hechos siguen dando la razón a aquel alcalde del que ya casi nadie se acuerda. De Alfonso Guerra, quizá porque aún sigue en activo, todavía se habla de vez en cuando. A él se le atribuye gran parte del éxito electoral del PSOE en aquellas primeras elecciones que auparían a Felipe González a la presidencia del Gobierno. Y cuentan sus compañeros de la época, que Alfonso Guerra era un obseso de la demoscopia. Antes de elaborar un programa electoral o formular una propuesta de enjundia, quería conocer las opiniones, aficiones y hasta el comportamiento de los ciudadanos.  Una vez conocidos los datos el aderezo para servir y consumir era coser y cantar. Hoy todos los grandes partidos han hecho de la demoscopia una herramienta imprescindible para servirnos en bandeja lo que previamente hemos pedido. Eso sí, sin saberlo.

Pues bien, Los Verdes europeos también han querido saber cuáles son las preocupaciones de los ciudadanos franceses, italianos, polacos y eslovenos, de cara a las próximas elecciones europeas. Y éstos las han expresado por este orden: la economía, la cuestión social y el medio ambiente. Probablemente si nos hubieran preguntado a los españoles hubiéramos expresado las mismas o muy similares. En efecto, con la que está cayendo, como no va a preocupar la economía. Que a su vez está ligada a la cuestión social y por ende, al medio ambiente. En suma, que economía, social y medio ambiente son indisociables. En realidad, es algo así como tres en uno. Que es exactamente lo que venimos sosteniendo Los Verdes mucho antes de que se anunciara la quiebra del sistema financiero mundial. Economía y Medio Ambiente forman parte de la misma ecuación.  Consiguientemente, no puede haber solución por separado. De ahí el cambio de modelo que no pocos expertos ya propugnan.

En estas circunstancias, Los Verdes tendríamos que se capaces de explicar a los ciudadanos que la respuesta a sus preocupaciones ha sido siempre el eje central de nuestra política. Efectivamente, el medio ambiente es una cuestión vital, pero a la vez es una cuestión global. Lo que significa que sólo podrá resolverse globalmente. De nada servirá que cada país intente aplicar sus propias recetas. De la misma manera que la crisis financiera está requiriendo una concertación mundial, la crisis económica y medioambiental requiere esa misma concertación. De lo contrario el problema se seguirá agravando. Por eso Los Verdes tendríamos que ser capaces de aparcar definitivamente nuestras “seculares” diferencias y concentrar todas nuestras energías en dar respuesta a esas preocupaciones ciudadanas, que además son las nuestras. Tenemos una excelente ocasión para demostrar que además de criticar con acierto las políticas neoliberales, también somos capaces de proponer un modelo alternativo al actual. Pero no bastará, tenemos impepinablemente que demostrar que existe un solo proyecto político VERDE. Que es lo mismo que una única candidatura a las elecciones europeas. Sólo de esa manera, cuando los ciudadanos visualicen esa realidad, seremos creíbles. Si algo castigan los electores – y con razón – es la división. De manera que ya sabemos lo que tenemos que hacer.

Commenter cet article